El Altavoz de Legazpi #8 - Enero 09

10.Ene.09    Noticias

BOLETCDN INFORMATIVO Y CRCDTICO
(1AA parte)



PORTADA

LA CONSEJERCDA DE SANIDAD PRIVATIZA OTRO CENTRO DE ESPECIALIDADES

La historia se vuelve a repetir. Al igual que ocurriF3 con el Centro de Especialdades de Pontones, el Centro de Especialidades de ArgFCelles, que atiende a una poblaciF3n de 250.000 personas, dejarE1 de estar gestionado directamente por el Servicio MadrileF1o de Salud a partir del 1 de enero. La ConsejerEDa de Sanidad ha cedido sus instalaciones a la multinacional sueca Capio, propietaria de la FundaciF3n JimE9nez DEDaz y del hospital de Valdemoro, ambos de gestiF3n privada tanto en la parte sanitaria como en la no sanitaria.



EDITORIAL

BFPOR QUC9 MUEREN PERSONAS EN GAZA?

Desde hace unos diez dEDas, en todos los medios de comunicaciF3n aparecen imE1genes y crF3nicas del conflicto palestino. Podemos ver niF1os muertos, edificos destruidos, un pueblo arrasado… y es curioso cF3mo siempre se hace hincapiE9 en decir que el ataque israelED sobre Gaza es una respuesta a los disparos de cohetes.

Desde el pasado 27 de Diciembre de 2008, Israel iniciF3 su FAltima ofensiva aE9rea contra el pueblo palestino, un ataque sin precedentes en estos territorios desde 1967, sin precedentes por su crueldad y por el nFAmero de muertos (mE1s de 600) y de heridos (mE1s de 2000). Estas cifras las tenemos que sumar a los millones de vEDctimas que el pueblo palestino lleva a sus espaldas.Ante esta situaciF3n, parece increible que la comunidad internacional apenas se haya pronunciado. La ONU estE1 ausente, y los lEDderes mundiales califican el conflicto como una consecuencia de la beligerancia palestina hacia Israel (quien cuenta entre sus bajas con tan sF3lo cuatro soldados de su bien armado ejE9rcito).

Pero serEDa simplista no analizar en profundidad la historia de este conflicto, y calificar de terrorismo lo que es en realidad la resistencia legEDtima del pueblo palestino.Al finalizar la II Guerra Mundial, la ONU decide dividir en dos el territorio de Palestina y trasladar a una de esas partes a los judEDos que permacEDan en los campos de exterminio nazi. Fundaron asED el Estado de Israel. Desde ese momento Israel ha intentado por todos los medios ampliar este territorio matando millones de personas, mientras el pueblo palestino no ha podido hacer mE1s que resistir y defenderse, llegando hasta la situaciF3n actual.

BFPor quE9 entonces se empeF1a la comunidad internacional en calificar como terrorismo, lo que en realidad es una resistencia legEDtima a una invasiF3n que dura ya mE1s de 50 aF1os? En primer lugar no podemos olvidar que el principal aliado del gobierno israelED es el gobierno de EEUU, a quien le interesa en gran medida tener un amigo en Oriente PrF3ximo. Esta tierra constituye un oasis en el desierto, rica en recursos naturales, y que constituye un punto estratE9gico clave para el control de esa regiF3n.

Por este motivo EEUU no dice nada, la ONU no “encuentra consenso” para condenar esta FAltima ofensiva y desde la presidencia de la UE se califica como una acciF3n defensiva por parte de Israel.


OPINID3N

BORREMOS SUS NOMBRES

El otro dEDa me dirigED al parque de Arganzuela, donde habEDa quedado. Y mientras caminaba por la calle Dr. Vallejo NE1jera hacia el mencionado parque, empecE9 a pensar en otros posibles itinerarios que me llevaran a mi destino y de repente una luz se encendiF3… BFVallejo NE1jera? SED en efecto, el mE9dico franquista que pensaba que los republicanos eran tarados mentales…Y mientras seguEDa con la caminata me di cuenta del problema.

Estos nombres y los de muchos otros estE1n cayendo en el olvido, paseamos todos los dEDas por sus calles, plazas y avenidas con toda normalidad, sin darnos cuenta del enorme insulto que supone su nombre en nuestras calles. No debemos permitir que se camuflen con el paso del tiempo, debemos recordar a nuestrxs hermanxs, hijxs, amigxs, que estos personajes instauraron el rE9gimen del miedo, de la sangre y la represiF3n durante 40 aF1os, y que aun ahora son testigos mudos de nuestra rutina. EstE1n presentes en el parque donde nos dimos el primer beso o donde fumamos el primer cigarro, en la calle por donde salimos a correr todas las maF1anas, en la estaciF3n de Renfe donde nos bajamos al volver del trabajo… Sus sEDmbolos de alienaciF3n y sometimiento, siguen en las fachadas de nuestras antiguas casas de protecciF3n oficial, en algunas de nuestras facultades universitarias… Sus horrendas estatuas continFAan presidiendo las plazas donde jugamos de pequeF1xs.

Y aun hoy, cuando nos rebelamos ante esta tomadura de pelo, ante este agravio a nuestrxs torturadxs, fusiladxs, encarceladxs… Cuando queremos recuperar los espacios donde amamos, donde jugamos, donde paseamos, donde descansamos, donde nos reunimos, y en definitiva, donde vivimos, volvemos a sufrir la represiF3n de los jerarcas, de los dueF1os del pensamiento FAnico. Por ello no debemos instalarnos en la nostalgia. Porque si la lucha sin memoria no va hacia ninguna parte; la memoria sin lucha, es como escribir recuerdos sobre papel mojado. Debemos borrar sus nombres de nuestras calles. Nos mienten cuando hablan de democracia. Ellos nos manejan y tratan de conseguir que olvidemos, que nos sentemos plE1cidamente a tomar una cerveza mientras damos de comer a las palomas en el parque de nuestro barrio. En parques como al que me dirijo yo a pasar la tarde y donde hay un monumento que homenajea a Arias Navarro (el carnicero de ME1laga).