2BA aniversario de La Traba, 17-18 de abril: ManifestaciF3n, concierto, actividades

CSO La Traba: 2 aF1os construyendo barrio, tejiendo redes de resistencia.



Viernes 17 de abril ‘09

MANIFESTACID3N
Salida:
19:30h - Gta. Embajadores
IncluirE1:
MFAsica, batukada y rap en directo

Convoca: CSO La Traba
Apoyan: Arganzuela Insurgente, Coordinadora en
Defensa de los Servicios PFAblicos de Arganzuela,
Coordinadora Antifascista de Madrid, La Guinda (BAH),
CIRCA, Koopatroop, Rap y Graffiti Arganzuela

CONCIERTO
Viernes 17 a las 21:00h
despuE9s de la manifestaciF3n

TocarE1n:
.DJ La Plataforma Antifa Session (reggae)
.BaseLab (hiphop)
.A muerte con todo (cantautor)
IncluirE1:
Acrobacias del grupo de telas “Cuerpos al aire”

(entrada gratuita)

CSO La Traba
c/ Batalla de Belchite, 17. Metro Legazpi

SE1bado 18 de abril ‘09

ACTIVIDADES

11:00h
Torneo antirracista de Baloncesto. Equipos de 4 jugador@s.
Para inscribirse escribir a: latraba@gmail.com

12:00h
Titiritero infantil

14:00h
Comedor: Paellada

17:00h
PresentaciF3n del colectivo Arganzuela Insurgente
y de la Coordinadora en Defensa de los
Servicios PFAblicos de Arganzuela

ProyecciF3n: “CSO La Traba: 2 aF1os de okupaciF3n”

18:30h
Taller de las Risas (clown, juegos y gincana)

19:00h
Torneo de boxeo y muaythai


2 aF1os construyendo barrio, tejiendo redes de resistencia

En Abril se cumplen dos aF1os de okupaciF3n del Centro Social La Traba. Habitualmente edificios como en el que se asienta este proyecto son construidos y puestos en marcha por trabajadores y trabajadoras, a cambio de un salario escaso, mientras empresarios y banqueros se enriquecen a costa del trabajo ajeno. Por eso pensamos que okupar es recuperar lo que pertenece al barrio y a las personas que luchan por un cambio social. Habiendo aFAn necesidades bE1sicas sin cubrir, ningFAn trabajador o trabajadora puede permitirse mantener cerrado un espacio como La Traba y abandonarlo a la especulaciF3n.

En estos dos aF1os La Traba se ha llenado de vivencias y se ha constituido como un punto de encuentro para multitud de colectivos que han avivado el fuego de diferentes luchas.

Entre estas paredes se fomenta la conciencia de que la Tierra tiene sus lEDmites y la sociedad de consumo atenta contra la seguridad alimentaria de todos nosotros/as. Hemos exigido junto con vecinos y vecinas de Arganzuela que la sanidad y la educaciF3n estE9n fuera del mercado porque son derechos universales bE1sicos, de los que se estE1 apoderando la empresa privada con el beneplE1cito de las instituciones y en el distrito tenemos un claro ejemplo: el Ambulatorio de Pontones, ahora gestionada por la multinacional Capio. Por la defensa de estos derechos se han realizado numerosas actividades en contra de la privatizaciF3n de los servicios pFAblicos y por una sanidad y una educaciF3n 100% pFAblicas. Junto con graffiteros y raperos del barrio hemos contribuido a construir un referente cultural para los jF3venes, entendiendo la mFAsica y el arte como formas de expresiF3n, como la voz del pueblo y de los que luchan al margen de la cultura de masas que llena los bolsillos de los grandes empresarios. Por ello se han realizado festivales de hip hop y graffiti en estas naves.

TambiE9n desde La Traba, junto con muchos compaF1erxs hemos denunciado la impunidad con que campan por nuestros barrios las bandas y los partidos neonazis, que son legales pese a promover el racismo y la xenofobia, y contar entre sus listas y simpatizantes con asesinos confesos. Gente como la que asesinF3 ahora hace un aF1o y medio al compaF1ero Carlos Palomino en el metro de Legazpi, por el hecho de ser antirracista y por creer en barrios multiculturales como el nuestro. No olvidaremos a Carlos ni tampoco a tantos otros que han muerto luchando contra el fascismo. Su memoria seguirE1 presente en nuestra lucha, y pese a las amenazas o las agresiones ultraderechistas que suframos seguiremos gritando que Arganzuela es un distrito de trabajadores, rebelde y mestizo, y que los nazis no son ni serE1n jamE1s bien recibidos en nuestros barrios.

De esta trayectoria no hablan los grandes medios de comunicaciF3n, por el contrario hemos visto cF3mo se han infiltrado periodistas en La Traba para manipular la actividad que desarrollamos y asED criminalizarnos pFAblicamente. Algo similar a lo que dicen los responsables polEDticos de la Junta del Distrito, que han llegado a tacharnos de 93antisistemas94 o 93radicales94. SerE1 que les molesta que la gente se organice y reconstruya el tejido social. Es curioso que nos llamen antisistemas, cuando lo que proponemos es un sistema distinto, un sistema en el que primen las personas y no el negocio. Somos radicales porque queremos un cambio en esta sociedad y sabemos cuE1l es la raEDz del problema: el capitalismo que nos explota dEDa a dEDa.

Pero el capitalismo no financia a quien lucha contra E9l, por ello bajo estos techos se han realizado conciertos, siempre tratando de respetar al mE1ximo el descanso del vecindario, del que tambiE9n formamos parte, para que los movimientos sociales madrileF1os puedan financiar sus actividades y autogestionarse con total independencia.
Dos aF1os despuE9s de dar vida a este espacio que antes estaba muerto dejamos un mensaje claro: La Traba permanece, construyendo barrio y tejiendo con todxs vosotros/as redes de resistencia.