ManifestaciF3n: Okupar para luchar, luchar para vivir. Viernes 26 de junio - 20:00h. PacEDfico-Legazpi



OKUPAR PARA LUCHAR, LUCHAR PARA VIVIR
30 aF1os creando espacios de resistencia en Madrid

Cada parcela de nuestra vida estE1 estructurada para seguir alimentando este sistema de forma que nuestras existencias se convierten en algo mecE1nico y repetitivo, siguiendo los ciclos de trabajo-consumo en lugares programados para ello: de la fE1brica, obra u oficina al centro comercial de compras, o de vacaciones a Marina Dor… en definitiva reproduciendo modos de vida alienados. SF3lo interesamos como mercancEDas y a quien no acepte su papel le espera el paro, las deudas infinitas, la marginalidad o la cE1rcel.

Para mantener este escenario en necesario silenciar las voces disidentes que deciden tomar las riendas de sus vidas y plantear alternativas de lucha en la calle, creando espacios de reuniF3n, de aprendizaje, de diversiF3n y de difusiF3n de las ideas. Por eso es importante que los movimientos sociales no tengan espacios para impulsar sus luchas, porque resultan molestas para el orden imperante y perjudican los negocios de las clases mE1s pudientes, motor de esta desastrosa economEDa.

AsED el pasado 4 de mayo los bomberos junto con la policEDa derribaron la vivienda okupada 93La Fabela94 de MF3stoles, encontrE1ndose gente dentro, con la excusa de que el tejado estaba en ruinas. Esta vivienda ha sido un sEDmbolo del movimiento de okupaciF3n durante mucho tiempo y este ataque es uno mE1s dentro de la escalada de recorte de libertades que estE1n viviendo los movimientos sociales mostoleF1os en los FAltimos meses, sufriendo el acoso policial y la prohibiciF3n de protestas, aparte de llevar demasiado tiempo el ayuntamiento detrE1s del Centro Social Okupado 93La Casika94.

Por su parte Vallekas, unos de los barrios madrileF1os con mayor tradiciF3n antifascista, estE1 sufriendo en los FAltimos meses la embestida de la represiF3n. AsED, nos encontramos con que el 20 de mayo el Centro Social Okupado 93192494 es desalojado cuando todavEDa el barrio no habEDa olvidado que sF3lo dos meses antes la anterior delegada de Gobierno, Soledad Mestre, habEDa permitido una manifestaciF3n neonazi que buscaba provocar y escupir sobre la memoria del compaF1ero vallekano y antifascista Carlos Palomino. Esta manifestaciF3n paradF3jicamente acabF3 con 25 detenidos antifascistas y ninguno nazi, a pesar de ir armados y de saltarse su recorrido autorizado. El ataque al CSO 1924 forma parte del comienzo de la estrategia represiva desarrollada por la nueva delegada del gobierno en Madrid, Amparo Valcarce GarcEDa, para intentar desarticular al movimiento antifascista, arrebatE1ndole los espacios liberados que sirven para concienciar, crear y organizar el poder popular.

Sin olvidarnos del inminente desalojo de La IronEDa, a esto hay que sumar la campaF1a de desalojos de viviendas okupadas que lleva sufriendo Vallekas en los FAltimos meses. Desalojan viviendas y por si fuera poco hay nueve compaF1erxs a quienes les piden condenas de cE1rcel por manifestarse en la Puerta del Sol a favor de una vivienda digna, por considerar la vivienda y la manifestaciF3n como derechos en esta sociedad; bastante claro ha quedado que ambos son privilegios y a quien lo cuestione se lo aclararE1n a palos. Si la vivienda es un problema es porque les seguimos el juego a quienes nos complican la vida, por eso nos llaman 93delincuentes94 y 93antisistema94, porque no aceptamos las reglas de un juego donde tenemos las de perder.

AsED mismo, se han acelerado en los FAltimos meses los trE1mites legales para desalojar el CSO 93La Traba94, en el vecino distrito de Arganzuela, un espacio que ha servido para la autoorganizaciF3n del movimiento antifascista y antirracista, y que trabaja para echar raEDces en el barrio participando en las luchas vecinales por la defensa de derechos bE1sicos. AdemE1s, ha servido para que los movimientos sociales se autogestionen y puedan hacer frente econF3micamente al coste represivo que conlleva que las personas alcen su voz en favor de la justicia social.

Por eso ahora mE1s que nunca hacemos nuestra la consigna de la resistencia, de la extensiF3n de la lucha por el cambio social y enarbolamos la bandera de la okupaciF3n como herramienta para organizarnos y para hacernos oEDr.

SI NOS TOCAN A UN@, NOS TOCAN A TOD@S
LUCHAR, CREAR PODER POPULAR
UN DESALOJO, OTRA OKUPACID3N

CSO Eskuela Taller, CSOA La Casika, La Fabela, CSOA La Gotera, CSO 1924, CSO La Traba, La IronEDa, La Barraka, CSOA La FE1brika, Vivienda Rural 4 gatos, CSOA La Gatonera, CSOA Chueca, ESOA El DragF3n.