En defensa de La Traba

Red Roja - Madrid
14.Dic.12 :: Noticias

Comunicado de Red Roja - Madrid Un espacio liberado en el centro del Estado espaF1ol que nos demuestra que se pueden construir modelos al margen de un sistema marcado por la propiedad



El CSOA La Traba es un sEDmbolo.

Un espacio liberado en el centro del Estado espaF1ol que nos demuestra que se pueden construir modelos al margen de un sistema marcado por la propiedad, refugios para la lucha social. Un Centro Social Okupado es un medio (para la solidaridad, para realizar actividades, para crear tejido social, para remover conciencias) pero tambiE9n un fin en sED mismo. Cuando la acciF3n del capitalismo ha plagado el Estado de casas sin gente y de gente sin casas, un CSO como La Traba es una demostraciF3n de que otro mundo es posible.

AdemE1s, nos envEDa un mensaje: el inmovilismo sF3lo lleva al estancamiento, y si queremos que existan espacios, relaciones, o movimientos que se enfrenten al poder establecido, no nos queda otra que crearlos. La Traba aspira a representar el eslogan: Luchar, Crear, Poder Popular.

Este CSOA lleva dando guerra desde 2007. Muchos y muchas recordamos cuando se produjo la okupaciF3n, otras participamos activamente en el proceso, y otros aFAn no habEDamos empezado a militar, pero para todas las personas conscientes comenzF3 a convertirse en todo un emblema de la izquierda anticapitalista.

Cuando se produjo el asesinato del joven antifascista Carlos a manos de un militar neonazi, este Centro Social era un foco de rabia organizada. Dentro de ese movimiento antifascista, muchas personas tenEDan clara su postura ideolF3gica, y otras quizE1 sF3lo tenEDan dentro furia que necesitaban sacar fuera, pero todos y todas tenEDamos claro que La Traba significaba ANTIFA, significaba estar en contra de este sistema que pudre nuestro futuro y usa a la extrema derecha asesina como perro de presa.

Tampoco podemos olvidar su implicaciF3n en la defensa de los servicios pFAblicos en general y de la sanidad en particular, luchando junto a otros colectivos de Arganzuela por la derogaciF3n de la ley 15/97 y por la recuperaciF3n del privatizado ambulatorio de Pontones.

La crisis econF3mica actual supone un terrible peso para la clase trabajadora, pero tambiE9n es fuente de cierta inestabilidad para los poderosos. En estas situaciones, la clase dominante afirma su poder asegurando su fuente de beneficios a toda costa (recortes y privatizaciones mientras los derechos sociales se van al traste), y recrudeciendo y generalizando la represiF3n.

El PP, como el 93poli malo94 de la farsa electoral, lleva a cabo este programa represivo a rajatabla. Muestra de ello es tanto el secuestro por parte del Estado de Alfon (en prisiF3n preventiva con rE9gimen FIES pese a ser claramente inocente de lo que se le acusa) como la marea represiva que ha ido destruyendo los espacios liberados.

No podemos seguir dejando que nos arrebaten esos espacios que tanto nos ha conseguido liberar y construir. En La Traba se realizan actividades culturales, deportivas, de formaciF3n polEDtica, de solidaridad activa contra la represiF3n85 todo ello al margen del sistema, lo que no puede seguir permitiendo el poder establecido. Tales actividades, incluso las que no son polEDticas al menos de una forma directa, si se hacen en un espacio alternativo nos ayudan a librarnos de su yugo, de una mentalidad que nos intentan imponer dEDa a dEDa para que tratemos de amar al explotador y odiar al explotado. Los espacios liberados nos ayudan a formar una barrera contra esa ofensiva ideolF3gica con la que nos tratan de lavar el cerebro.

Ahora mE1s que nunca tenemos necesidad de un espacio que sea nuestro, que nos recuerde siempre que existe otro camino mE1s allE1 del que han marcado para nosotros y nosotras.

Por todo ello La Traba deberEDa ser recordada, pero mE1s importante: no debe caer.

La Traba merece ser defendida, porque nos defiende de ellos.